Fran y Olga

Adoro las Post Bodas bonitas, pero más aún cuando son bonitas y lejos. Os cuento el por qué, ya de por si comparto muchas cosas y momentos con las parejas, pero cuando son fuera compartes más aún y al final termino cogiéndoles un cariño especial, esto sin duda es lo que me ha pasado con Fran y Olga.

Viaje hasta el aeropuerto, la espera para coger el avión, volar (con el miedo que sigo combatiendo), horas y horas de charlas, de risas, cenas, de no sonar el despertador e incluso de algún que otro pique, 3 días repletos de momentos, sin duda un millón de cosas que tengo claro que ni a ellos ni a mí se me olvidaran y eso es lo que más amo de mi precioso trabajo, el resultado de ello: una preciosa Post Boda en Formentera, ¿Qué mejor escenario para ello? Fran ha trabajado durante muchos años allí y asegura que no puede pasar un año sin pisar la Isla.

 Espero que os guste y la disfrutéis tanto como yo disfruté capturando todos estos momentos.

 Toda la felicidad del mundo pareja.