Miguel y Alicia

Con Miguel y Alicia siempre es super fácil trabajar y es que su complicidad habla por si sola.

En esta ocasión para su Post-Boda eligieron Granada, una tarde de Noviembre y llenaron cada rincón por el que pasamos de amor.

A pesar de que la lluvia nos acechaba no fue un impedimento para que esta sesión fuera perfecta y disfrutáramos de ella.

Una vez más gracias por ser tan especiales y por elegirme para contar una historia tan repleta de amor.